Imprimir

El programa Vives Emplea de Acción contra el Hambre que ha trabajado durante 10 meses en la localidad llega a su fin con muy buenos resultado y una valoración muy positiva con los dos grupos de trabajo que han tenido.


El alcalde, Juan Carlos Navalón ha asistido en la mañana de este jueves, 24 de octubre, a la clausura del Programa Vives Emplea, un proyecto que tenía como objetivo promover la inclusión sociolaboral de personas que atraviesan por una situación de dificultad para acceder al mercado laboral, generando las condiciones necesarias para que desarrollen su talento e iniciativa.


Navalón agradecía el trabajo de los profesionales, expertos que han ayudado a los participantes a motivarse, recuperar la confianza en ellos y diferenciarse del resto de candidatos para que en el próximo proceso de selección sean las personas elegidas. “Si no descubrís que hay técnicas nuevas de búsqueda de Empleo y no acudís a los profesionales adecuados que os permitan elevaros un poquito por encima de vosotros mismos mientras os enseñan cómo usar técnicas e instrumentos nuevos para acceder al mercado laboral, seguirá siendo difícil buscar un trabajo y por eso es tan importante que hayáis formado parte de este programa”. En ese sentido, el primer edil le animaba a confiar en ellos mismos, deseándoles la mejor de las suertes, al tiempo que se congratulaba del aprovechamiento que han realizado del programa esperando que el mismo se pueda volver a llevar a cabo en la localidad a corto plazo.


Por su parte, la Técnica de Inclusión Sociolaboral, Antonia Belda, explicaba que Vives Emplea ha estado trabajando en Quintanar durante 10 meses dividiendo el programa en dos equipos: el primero, que trabajo desde enero a junio y en el que participaron 20 personas; y el segundo, en el que han participado 25 personas, que comenzó en julio y ha concluido hoy.


Según apuntaba, el programa usa una metodología basada en el trabajo en equipo, que es el eje central, aunque también se trabaja de forma individual con los participantes. “Nuestro objetivo es facilitar un trabajo conjunto de manera que ellos formen una red entre ellos y la amplíen entre aquellas personas que creen importantes para la búsqueda de empleo y esto viene apoyado con el trabajo individual, tanto a petición de ellos, como de una serie de sesiones individuales establecidas que se llevan a cabo”.


Los asistentes se han reunido dos mañanas a la semana durante 4,5 horas cada día. “El trabajo comienza con la transformación de un grupo a un equipo que trabaja de forma sinérgica”, explicaba Belda. A lo largo de todo este tiempo se va trabajando el empoderamiento de cada una de las personas al tiempo que se van introduciendo herramientas concretas de búsquedas activas de empleo. “Eso es lo que, en definitivas, queremos que se lleven, una reconstrucción y refortalecimiento personal y relacional y unas herramientas nuevas adaptadas al nuevo mercado laboral para que les ayuden a encontrar un trabajo”.


En ese sentido, Belda apuntaba que el mercado laboral hoy en día no es estable y es difícil que alguien encuentre trabajo para periodos largos y por lo tanto hay que estar preparados y asumir que con cierta frecuencia volveremos a ser buscadores de empleo y si se manejan las herramientas adecuadas se estará preparado.


Sin duda, Antonia Belda hacía una valoración positiva del programa pues además de los conocimientos y herramientas que todos se llevan a casa, se puede hablar de un 50% de inserción laboral además de la inserción formativa. “Nuestros objetivos cuantitativos están sobradamente cumplidos, bien es cierto que a nivel cualitativo, se han superado las expectativas con el enriquecimiento relacional y personal que han logrado todos”.


Los participantes han recibido un diploma de aprovechamiento y un pequeño obsequio y los mismos también han querido expresar ante sus compañeros lo que ha significado la participación en este programa, siendo para todos una experiencia muy positiva.

0
0
0
s2sdefault